Galería del ignorante ilustrado: Ignacio Escolar



Ignacio Escolar, paradigma del ignorante ilustrado. /Foto: ara.cat.
Ignacio Escolar, paradigma del ignorante ilustrado. /Foto: ara.cat.

Miguel Sempere

Mientras el lacayo pepero sirve a los intereses de un partido, asume las consignas de una sigla, el ignorante ilustrado se mueve en los márgenes de la corrección política. El primero es más tosco y visible; el segundo, es más corrosivo. Un ejemplo paradigmático de ignorante ilustrado es Ignacio Escolar, director de El Diario, y contertulio habitual en programas de La Sexta.

El ignorante ilustrado es adecuadamente ecologista, oportunamente tolerante, comprensivamente feminista, moderadamente pacifista y convencidamente estatista. Maneja un diccionario nuevo, que en tiempos de mayor sensatez hubiera sido considerado extraño, esotérico y delirante, pero con el que pretende desentrañar –y deformar- la realidad con el supuesto dominio de misterios arcanos.

El ignorante ilustrado no recibe consignas, está programado para transmitirlas; tampoco las crea, pues pertenece a la adocenada inteligencia media. Ha sido programado en la escuela y por los medios de comunicación.

Ignacio Escolar, nacido en Burgos, el 20 de diciembre de 1975, es el paradigma del ignorante ilustrado. No tiene estudios, tal y como informó prnoticias; tiene ese halo de moderación beata de la nueva clerecía, que admoniza contra los nuevos pecados: homofobia, islamofobia, heteropatriarcado, racismo, xenofobia. Hijo de periodista, Arsenio Escolar, dio sus primeros pasos como internauta, como coordinador de la web de Telecinco. Tomó relevancia como bloguero y hubo de emigrar a Almería, donde fue director adjunto de La Voz de Almería. En septiembre de 2007 fue nombrado director del diario Público, una estrategia mediática diseñada por el trotskysta multimillonario Jaume Roures y José Luis Rodriguez Zapatero. El 13 de enero de 2009, tras el fracaso en ventas, fue destituido. En 2012 puso en marcha el digital El Diario. Tiene un contrato de exclusividad con La Sexta. Su pareja, María Maicas, entró a trabajar en RTVE, favorecida por el PSOE de Zapatero.

Es un niño mimado de la casta, aunque recientemente tuvo un desliz: se hizo eco de la presencia en los papeles de Panamá de la exesposa de Juan Luis Cebrián y fue fulminantemente despedido de su presencia en el programa “Hoy por hoy” de la cadena Ser.

Maestro de la manipulación, la borda

No se sale nunca de la corrección política. Es un maestro de la manipulación. Un ejemplo: “Un hombre al que se le había denegado el asilo se suicida en Alemania dejando 15 heridos”. En el titular se oculta que es sirio; en efecto, se le había denegado el asilo, de forma que parece que se suicida por eso. Se oculta que lleva dos años viviendo en un albergue en Alemania y, por último, no se entiende por qué deja 15 heridos, como si hubiera caído sobre ellos. Parece la historia de una víctima, y no de un terrorista. No se habla de que hizo explosionar una bomba, ni de que intentó una masacre en un festival de música. Como reseña Alberto, un ilustrado lector de RL en un comentario: “No hay más que irse a un artículo sobre el tema en esa basura que es eldiario.es y buscar “musulmán”: 21 coincidencias, todas y cada una en los comentarios, ninguna en el artículo. Por cierto, es precisamente esta ocultación deliberada de la realidad del origen del problema, la religión musulmana y los musulmanes, lo que demuestra que todos lo que lo ocultan son conscientes de la misma. Es decir, la gente que desvía la atención en toda esta larga ristra de atentados islámicos son perfectamente conscientes de que la raíz del problema es la propia religión islámica y lo quieren ocultar. Otra cosa es entender por qué lo hacen”.

El objetivo del ignorante ilustrado es acabar con la libertad y la civilización occidental, pero viviendo muy bien de ella. En esto está el clerical de la corrección política, Ignacio Escolar. Y para ese objetivo pide socios-víctimas que le sostengan.

 

 

 


OPINA EN RAMBLA LIBRE