“Mi Corazón sufre dolorosamente a causa de su indiferencia”



Sor Emmanuel Maillard

Queridos hijos de Medjugorje, ¡alabados sean Jesús y María! 1. El 2 de marzo de 2016, Mirjana recibió la aparición mensual de la Virgen María en la Cruz azul. Después de la misma transmitió el siguiente mensaje: “Queridos hijos, mi venida en medio entre ustedes es un regalo les hace el Padre Celestial. Mediante su amor vengo a ayudarlos a encontrar el camino hacia la verdad, a encontrar el camino hacia mi Hijo. Vengo a confirmarles la verdad. Quiero recordarles las palabras de mi Hijo. Él ha pronunciado palabras de salvación para todo el mundo, palabras de amor para todos, amor que demostró con su sacrificio. Pero aun hoy muchos de mis hijos no lo conocen, no desean conocerlo, son indiferentes. Mi Corazón sufre dolorosamente a causa de su indiferencia. Mi Hijo ha estado siempre en el Padre. Al nacer en la Tierra trajo lo divino y de mí adquirió lo humano. Con Él llegó a nosotros la Palabra. Con Él llegó la luz del mundo que penetra en los corazones, los ilumina y los llena de amor y de consuelo. Hijos míos, todos los que aman a mi Hijo pueden verlo, porque su rostro se refleja en las almas que están llenas de amor hacia Él. Por lo tanto, hijos míos, apóstoles míos, escúchenme: dejen la vanidad y el egoísmo; no vivan sólo para lo terrenal, para lo material. Amen a mi Hijo y hagan que los demás vean su rostro por medio de vuestro amor por Él. Yo los ayudaré a conocerlo siempre más y les hablaré de Él. ¡Les doy las gracias!

2. El 18 de marzo de 2016, Mirjana recibirá su aparición anual. Suelen acudir muchos peregrinos a Medjugorje para rezar con ella en esta ocasión. Recordemos que la Santísima Virgen le ha encomendado la misión particular de orar por los “no-creyentes” (aquellos que aún no conocen el amor de Dios). Mirjana nos ilustra sobre el dolor de nuestra Madre del Cielo ante sus hijos que viven sin Dios. “¡Si vieran tan sólo una vez las lágrimas que se derraman de los ojos de la Gospa a causa de los no-creyentes, no olvidarían nunca orar por ellos!” “Cuando ustedes oran por los no-creyentes, enjugan las lágrimas que surcan las mejillas de la Virgen”. “El mal se propaga en el mundo debido a los no-creyentes: guerras, conflictos, divorcios, abortos, suicidios, droga… Cuando ustedes oran por los no-creyentes, oran por su propio futuro y el futuro de sus hijos” “La intercesión por los no-creyentes es la más importante”. Quienes no estén en Medjugorje para el 18 de marzo pueden unirse a nuestra oración alrededor de Mirjana (cerca de las 16h), a fin de consolar a la Virgen. Ella utilizará nuestras fervientes oraciones para iluminar a sus hijos y procurarles la inmensa alegría de conocer a Cristo. ¡Quizás haya algunos no-creyentes en nuestras propias familias!… 3. ¡Tiene tan sólo 5 añitos! Los niños pequeños de familias orantes nos conmueven por su generosidad y firmeza en la manifestación de su amor por Jesús. Un buen ejemplo nos lo da Chiara, una italianita romana de 5 años. Antes de Navidad su mamá le enseñó a preparar el pesebre del Niño Jesús cubriéndolo de fiorettis. Ya habían recogido una buena cantidad de ramitas y ella tenía la consigna depositarlas una a una en el pesebre para calentar a Jesús en el momento de su nacimiento. Cada ramita representaba un esfuerzo de su parte o un sacrificio ofrecido a Jesús. Aquel día Chiara le dijo a su madre: “Sabes, mamá, esta noche rezaré todo el Rosario de rodillas, ¡así podré colocar otra ramita en el pesebre de Jesús!” Como ella solía quedarse dormida mientras rezaban el Rosario, su mamá la felicitó por su buena intención. Al igual que todas las noches, después de la cena, la familia se reunió para rezar el Rosario. Recordando su decisión, Chiara permaneció de rodillas durante todo el rezo. Sus padres, maravillados, la veían luchar contra el sueño y contener sus bostezos. Luego, muy feliz, fue a colocar tres ramitas en el pesebre de Jesús. Su madre le preguntó por qué tres y no una. Chiara le explicó: “Una porque recé todo el Rosario, otra porque lo hice de rodillas y la tercera porque le perdoné a Luigi (su hermanito de 7 años). Durante esta Cuaresma, Luigi y Chiara están haciendo algo similar, aunque con algunos cambios. Por cada sacrificio, cada esfuerzo, quitan un alfiler de una almohadilla que representa el corazón de Jesús. ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Cuántas espinas sacaremos de la corona de Jesús antes del festejo de Pascua?

4. La protección de San José. El 19 de marzo festejamos a San José. En casa nos hemos preparado mediante una trentena en su honor, porque las intenciones que teníamos para confiarle eran muchas. He aquí una de sus especialidades que Sor Briege McKenna nos ha dado a conocer. ¡Adoptemos este excelente medio de estar protegidos contra los robos! “Tengan siempre una estampa de San José en la cartera o en el saco, -nos dijo- de esta manera no sufrirán ningún robo ni pérdida. Y si llegara a suceder, lo sustraído o perdido les será devuelto”. Un día una gitana robó la cartera de una amiga mía irlandesa dentro de la cual había una estampa del santo. Cuando abrió la cartera y vio la imagen, la ladrona la devolvió de inmediato a su propietaria y le confió: ‘No pude quedarme con ella porque contenía la imagen de San José’ .

Sor Briege cuenta otro episodio significativo: Ella conocía a un hombre que conservaba una estampa del santo en su porta-documentos para evitar ser robado. ¡Había aprendido a apreciar los favores de este santo! Un día, de regreso de sus vacaciones al exterior, sale del aeropuerto y comienza a apilar sus valijas en un carrito para llevarlas hasta su automóvil. Sin darse cuenta, mientras ubicaba las valijas en el baúl, dejó su porta-documentos en el carrito. Al llegar a su casa se dio cuenta de ello, ¡pero ya era demasiado tarde! Luego de algunos días, una empleada del aeropuerto encuentra el porta-documentos en el medio de una carretera muy poco transitada, no lejos del aeropuerto. Lo abre y ve que su propietario le rezaba a San José. Efectivamente había allí una hojita con oraciones. Buscó la dirección del propietario entre los distintos documentos. Ya pueden imaginarse el final. Un simple llamado telefónico y todo fue restituido a su propietario, quien se alegró mucho de ser un fan de San José. Aprovecho su festividad para incorporar la siguiente oración en el corazón de San José: “Tú, esposo de la Madre de Dios, ora con nosotros por la realización del plan de María en todas las comunidades que están presentes en Medjugorje. Protégelas como has sabido proteger a tu familia!”


Opina en Rambla Libre