Medjugorje: Donde la Virgen María interviene y da esperanza



Enrique de Diego

Esta crisis no es económica, no sólo, sino moral y religiosa. Es la consecuencia de una general apostasía en Europa, que ha ido corrompiendo al resto del mundo. Es el fruto del pecado, de la acumulación de pecados personales.

Así, la corrupción es la consecuencia de que políticos sin escrúpulos manejan demasiado de nuestro dinero y se han dejado llevar por el pecado de avaricia de manera irrestricta. El mundo –sobre todo Europa- ha dado las espaldas a Dios y va a la deriva hacia el abismo. No se sale de esta crisis sin conversión personal.

Llamada a la conversión: confesión mensual, ayuno, rezo del Santo Rosario, asistencia a la Santa Misa

Esa llamada a la conversión personal –a la confesión mensual, al ayuno a pan y agua martes y viernes, al rezo del Santo Rosario, a la asistencia al Sacrificio de la Misa, a la adoración ante el Sagrario…- es la que lleva haciendo desde hace treinta años la Virgen María en un pequeño pueblo Medjugorje, de cultura croata, pero inserto en un valle dependiente de Bosnia-Herzegovina. La Virgen María se apareció a seis adolescentes croatas hace treinta años y desde entonces lo hace todos los días a tres ellos y en días señalados a los otros tres.

La mentira domina el mundo y Satanás es el padre de la mentira

Estos son tiempos históricos decisivos con una lucha denodada del mal por triunfar, como vemos todos los días. La mentira domina el mundo. Y Satanás es el padre de la mentira. Se miente a toda hora. Mentir se considera ya normal, ha tomado carta de naturaleza. Mienten los políticos a todas horas, en todo momento, sin que ello tenga penalización alguna; al contrario, se considera una muestra de inteligencia. Se miente en las relaciones personales, con la familia destruida por la lacra del divorcio, con una depresión demográfica –la Virgen dice que cuantos más hijos se tenga, mejor- que ni tan siquiera permite el mantenimiento de las generaciones (la tasa de fecundidad en España es del 1,2, lejos del 2,1 necesario, y parte de esa fecundidad es de población emigrante, en un proceso de sustitución).

Sin ninguna duda personal sobre la veracidad de las apariciones

No tengo ninguna duda de la veracidad de las apariciones. Porque no se lo van a inventar unos adolescentes que se van a complicar la vida, cuando, además, las apariciones se iniciaron en la Yugoeslavia de Tito, bajo el dominio comunista y eso sometió a los videntes a persecución. Y, sobre todo, cuando los frutos de devoción y piedad en Medjugorje son patentes y edificantes. Hace poco pude asistir a la charla –con Santo Rosario, Exposición del Santísimo y Santa Misa- con Sor Emmanuel Maillard, una monja francesa, de la Comunidad de las Bienventuranzas, que vive en Medjugorje y ha hecho su misión divulgar los mensajes de la Gospa (la Virgen María en croata). Era impresionante la alegre devoción que transmitía. Recomiendo vivamente sus libros, bien baratos, especialmente Medjugorje, el triunfo del corazón y El Niño escondido de Medjugorje, título basado en una anécdota preciosa: un día de Navidad, la Gospa se apareció con el Niño en su regazo, Quien se dedicaba a esconderse y aparecer detrás del manto de la Virgen, a jugar al escondite.

La misma Iglesia Católica transmite confusión y decaimiento

La misma Iglesia Católica, en estos tiempos críticos, transmite confusión y decaimiento. Las Iglesias están cerradas, fuera de algunas horas los domingos; la crisis de vocaciones es pavorosa; los colegios están sometidos al Estado mediante conciertos y en ellos apenas quedan un par de consagrados. La Conferencia Episcopal habla muy poco de Dios y mucho de sus finanzas. La única crucecita que cuenta es la del IRPF, no tanto como la Cruz salvadora. Cuando se comunica, la Iglesia se presenta como una simple ONG que hace “una labor social”. Sus medios de comunicación son partidistas y deportivos. Hay sacramentos importantísimos, como el de la Confesión o Penitencia, que prácticamente han desaparecido, que es casi imposible acceder a él (en Medjugorje hay colas ante los confesionarios). Las homilías en las Misas son vaporosas. La persecución de los cristianos en las naciones musulmanas es silenciada de manera escandalosa. La doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio y sobre el carácter sagrado de la vida –en la que, por cierto, insiste mucho la Gospa– apenas se predica y se difunde. La lujuria lo invade todo provocando una amargura esterilizante. El modernismo ha entrado en la Iglesia de manera arrasadora y se busca la componenda y el aplauso fácil, al tiempo que se está todo el tiempo pidiendo perdón de cuestiones genéricas, porque no se pide perdón de los pecados personales.

Las apariciones de San Miguel de Garabandal

Hubo también apariciones en los años sesenta del pasado siglo a cuatro niñas en un pequeño pueblo, San Miguel de Garabandal, de Santander (ahora, en la suicida estupidez autonómica, Cantabria), pero no se las hizo caso, porque, entre otras cosas, decía que muchos cardenales, obispos y sacerdotes iban por el camino de la perdición y llevaban tras sí a las almas. Aquello o gustó a la jerarquía.

El Estado satánico que trata de sustituir a la Iglesia

Todo esto es la obra de Satanás. El Estado satánico trata de sustituir a la Iglesia. Se presenta como un ente moral, depredador, omnipresente, que elimina la responsabilidad personal. En crisis la fe, la razón no tiene donde sustentarse y es proscrita, sustituida por confusos sentimentalismos dependientes del telediario del día y de las histerias morales provocadas y difundidas por los burócratas. Y ese Estado satánico es un mal absoluto, un fracaso completo.

La realidad de que hay un más allá, una vida eterna, en donde se juzgarán nuestros actos, conlleva una fuerte llamada a la responsabilidad personal. La negación de ese hecho ha sumido a las gentes en la irresponsabilidad, en la vivencia de presentes yuxtapuestos, sin sentido, sin objetivo y sin consecuencias. La irresponsabilidad se ha generalizado y sólo se considera que algo está mal, “si te pillan”.

Una Europa degenerada por la estupidez laicista y el caballo de Troya multiculturalista

Toda Europa se tambalea sin referencias ni resortes morales, degenerada por la estupidez laicista y por el caballo de Troya multiculturalista, fomentando, con cargo al contribuyente, una islamización expansiva que no lleva a ninguna parte, que lleva al abismo y la desolación, al terrorismo y a futuras guerras étnicas y religiosas, de crueldad inaudita. Y todo el mundo depende de Europa, de la civilización occidental, como motor para mantener los actuales niveles de población. Esa crisis moral se ha ido extendiendo por el mundo y las conciencias están ya tan mal formadas que mucha gente es incapaz de ver los estragos y se aferra a un presente de frivolidad, banalización y materialismo.

Los diez secretos y la gran esperanza de Medjugorje

En Medjugorje, la Virgen María ha hecho a algunos videntes custodios de diez secretos, que se harán públicos en sus momentos, que son advertencias, llamadas a la conversión para evitar castigos divinos, provocados por las malas conductas de los hombres. No es ningún secreto que el mundo va mal, rematadamente mal, peor de lo que ha ido nunca. Vemos en conflicto de Irak y Siria donde se ha llegado a niveles insoportables de bestialismo, financiados y apoyados por los Estados Unidos. Vemos como hay un plan general de exterminio de los cristianos, financiado y apoyado por las petromonarquías. Vemos como mienten empresas antes sólidas como Volkswagen –para conseguir las malditas subvenciones-, como Alemania se deteriora de día en día, atenazada por los dictados suicidas de lo políticamente correcto; como los pocos líderes y pueblos que mantienen el sentido común, son anatemizados por unos medios de comunicación corruptores y degenerados, dedicados a entretener y a emponzoñar a gentes sin fondo y sin moral. Con frecuencia, son aislados y condenados al ostracismo.

“Señor, nos has creado para Ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”

Medjugorje implica una gran esperanza. La de que en medio de nuestras tribulaciones, Dios y su Madre Santísima no nos han abandonado, no nos han dado por perdidos. Y la Gospa interviene en la historia, como ha señalado el catedrático de Historia Contemporánea, Javier Paredes, y nos marca el camino conocido de la alegría profunda de la conversión, de la limpieza del alma, de la vuelta a lo espiritual. Siempre resonarán con la fuerza de la verdad, las palabras de un gran santo, pecador arrepentido, San Agustín: “Señor, nos has creado para Ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”.

Contactos para informarse sobre Medjugorje: “Ven, Señor, no tardes”

No he ido aún a Medjugorje, aunque tengo el propósito de hacerlo, con mi familia. Animo a todos los lectores a informarse directamente y a ir a esa pequeña aldea de Bosnia, donde la Virgen, para salvar a este mundo atribulado y sin horizonte, lo ha hecho depender de seis sencillos adolescentes –hoy, ya personas maduras y casadas todas- croatas. Podéis informaros a través de hijosdemedjugorjeespana@gmail.com o en los teléfonos 676 05 95 94 y 629 79 28 49. Medjugorje es la noticia más importante que se produce cada día y muestra que al final el Bien, Dios triunfará. Ven, Señor, no tardes.


Opina en Rambla Libre